Logo Normogel

actualidad > Blog

Consejos y precauciones en la cocina

Consejos y precauciones en la cocina

2017-10-09/

Cocina y quemaduras van de la mano muchas más veces de las que nos gustaría, hasta el punto de haber situaciones en las que es realmente complicado no quemarse. El horno, los fogones, el aceite… son muchos los “enemigos” que te puedes encontrar mientras cocinamos, por ello tendremos que poner toda nuestra atención. Aquí te damos algunos consejos precauciones que deberás tener para minimizar los riesgos de las quemaduras. ¡Empezamos!

1. ¡Pon los cinco sentidos!

Aunque parezca una obviedad, en la cocina es importantísimo que pongas toda tu atención para que no te quemes. En muchas ocasiones, las quemaduras vienen dadas por algún que otro despiste y también por andar con prisas, así que durante nuestra cita con los fogones debemos tener calma, paciencia y tiempo.

2. Anteponerse a las quemaduras

Por mucho cuidado y atención que pongamos, las quemaduras son mucho más escurridizas de los que piensas, no sabes en qué momento te pueden atacar. Así que partiendo de que existe un probabilidad  real de llevarse un susto en la piel, tener un producto para las quemaduras en tu botiquín doméstico como el spray Nomogel Quemaduras te ayudará a combatir rápidamente este contratiempo que tanto molesta.

3. Utiliza guantes

El horno es uno de los protagonistas más clásicos en el apartado de las quemaduras, por lo tanto tendrás que tener especial cuidado cuando te acerques a él. Lo ideal, sobre todo cuando vayas a sacar algo, es que lo hagas con guantes, o en su defecto, que utilices un paño para sacar el recipiente que esté en el horno. Con esta sencilla medida de precaución, evitarás esas molestas quemaduras en el dedo o en las manos, que tan típicas son al sacar algo del horno.

4. Cuidado con el aceite

Si el horno era un protagonista típico, el aceite es el más habitual de todos. ¿Cuántas veces habrás oído a algún amigo tuyo decir que le ha saltado el aceite y se ha quemado? Ante este travieso compañero, solamente la fortuna y la precaución te podrán salvar, principalmente la segunda.


Una buena idea para evitar que el aceite nos salte mientras cocinamos, es poner una tapa en la sartén, de este modo podemos estar seguros de que el aceite no nos va a molestar.  Mucho ojito también con freír productos que estén mojados, ya que provocarán que el aceite salte todavía más, con lo que las probabilidades de sufrir una quemadura aumentan exponencialmente.

A la hora de depositar los productos en la sartén, hay que hacerlo desde cerca, nunca desde lejos, poniendo el alimento con suavidad y apartando la mano lo más rápido posible. Aquí también influye la cantidad de aceite que tengas en el recipiente, no es recomendable que eches mucho, además de no ser sano, cuanto más aceite haya en la sartén la situación se pondrá más incontrolable.

5. ¡Usa utensilios de madera!

¡Importantísimo! Seguro que más de una vez te has puesto a remover la comida con el tenedor o la cuchara de metal y luego al cogerla te has quemado. Pues bien, para evitar esto, lo ideal es tener en la cocina utensilios de madera para remover la comida directamente desde la sartén, es una medida muy sencilla y de este modo no te la jugarás cuando cojas un tenedor de metal que esté perdido por la cocina.

6. Cuidado con el mango de la sartén

Una escena típica en la cocina es dejar el mango de la sartén sobresaliendo de la vitrocerámica. A priori no parece que puede suceder nada malo, pero es muy fácil que le des un golpe y que tires todo lo que haya dentro de la sartén, pudiendo caer sobre tu cuerpo y provocar esas tan temidas quemaduras. La solución está clara, coloca correctamente los utensilios de cocina para evitar cualquier riesgo y sobre todo para tener una experiencia de cocina mucho más agradable. ¡Una cocina ordenada es una feliz!

7. Quemaduras eléctricas

Dentro y fuera de la cocina, atención máxima con los instrumentos eléctricos. En el caso de la cocina, elementos como la plancha pueden jugarnos una mala pasada, lo mejor será  que una vez termines de usarla la retires para evitar apoyarte y quemarte.


La tostadora también puede ser muy traicionera en alguna ocasión, así que al sacar el pan habrá que tener cuidado con no tocar el metal para no quemarse. Otro instrumentos como los robots de cocina, sandwicheras, cafeteras… habrá que tener especial cuidado, además de no tocarlos con las manos húmedas para que no sufrir un calambrazo.


Estos no son más que algunas pequeñas indicaciones para combatir las quemaduras, si las sigues estarás reduciendo las posibilidades de quemarte pero… como es un rival tan impredecible, lo mejor será que te anticipes y tengas en tu botiquín Normogel Quemaduras por si las moscas.